La formación bonificada es un tipo de crédito concedido a las empresas para que inviertan en la formación profesional de sus empleados con el objetivo de incrementar tanto el rendimiento como la competitividad de su equipo de trabajo.

¿Pero cómo se realiza este tipo de bonificación? Aunque no todo el mundo tiene conocimiento sobre ello, todas las empresas y los empleados aportan todos los meses una cantidad determinada a la Seguridad Social en concepto de formación, si bien dicho importe puede ser recuperado posteriormente para invertirlo en la realización de cursos por parte de los empleados.

En cada empresa se determina un porcentaje del total de la cuota, en función de su plantilla:

  • 1 a 5 trabajadores: disponen de una cantidad mínima de 420 €.
  • 6 a 9 trabajadores: 100% de la cantidad cotizada
  • 10 a 49 trabajadores: 75% de la cantidad cotizada
  • 50 a 249 trabajadores: 60% de la cantidad cotizada
  • 250 trabajadores en adelante: 50% de la cantidad cotiza